Una calle …..

     Elena se levanto somnolienta después de unas desilusionadas dos primeras horas de sueño,.. o tal vez tres, pero no mas. No podía conciliar una cómoda historia para quedarse dormida, tal como quería imaginar, y mira que lo intentaba entre sabanas blancas recién lavadas e impregnadas en aromas de lavanda, esas que le hacian recordar la sensación de frescor que encontraba en su hogar. La situación, el sitio, el lugar era propicio para ello porque durante días había pedaleado y dormido en lugares pocos recomendables. Tan pocos recomendables que estaban prohibidos para el resto de los mortales de a diario, de oficinas de altas plantas de edificios emblemáticos hablar de ello…. incluso alguno se atrevió alguna vez a imsinuar que quedría probar y lo tacharon de loco e ingenuo con una mirada lejana y descompasiva.

   Elena, pese al cansancio no podía, no. Sus piernas estaban tan acostumbradas al duro esfuerzo relajado del movimiento continuo de las bielas Campagnolo que el solo hecho de estar tumbada en una cama le parecia algo incomodo para ella pues no se habituaba a su ritmo de vida rodeada de mapas de carrteras y guias de Mochileros, a ese ritmo de puertos de montañas entre bastidores de arbustos, arboles, llanos solitarios al mas genuino Western  y algún que otro pedregal desértico a traves de caminos en ese recondido país.          Pero… era lo que a Elena le gustaba, lo que amaba con pasión.

   No podía dormir, y no era por su condición. Tal vez llevaba muchos dias encima de esa bici con nombre Holandesa como compañera, en la que imaginaba llegar a este lugar y que todo fuera distinto…. Elena….Elena: sus palabras debía ser otras, su mirada esa noche no debia ser para el silencio de una habitación oscura, sus gestos no debían ser como los de otras noches caídos en vano…… Elena pensaba que allí estaba lo que buscaba… quizás…. como en tantas otras ocasiones habia imaginado.

1393121_10201250957130966_146748587_n

Pero mientras tanto, a miles de segundos de tiempo, allí estaba ocurriendo otra imagen singular e inedita, menos o mas pausada…pero al fin sin cabe: Igual.

Juan, ese chico despistado que se quedaba en la oficina por las tardes mientras comia imaginado viajes al mas allá de la Patagonia tampoco podía cerrar los ojos y concentrarse en mantenerlos en la posicion de aletargamiento…. no podia tampoco dormir.

Y es que el mundo del sueño, de la concilacion del sueño es fantasioso y a veces no menos cruel, …porque ambas camas, ambas habitaciones estaban separadas tan sólo por una calle y dos minutos de pasos mal contados sin posibilidad de dejar huella por la cercanía…… las ventanas miraban una frente a la otra y ambas a la luna llena que ese dia resplandecía entre el silencio de la noche y el olvido de la muchedumbre que asomaba de vez encuando por la envejecida y descuidada calle…. pero esos dos minutos de pedaladas anticipadas que uno dio antes que el otro, por impaciencia de agotamiento, y ganas de soñar despierto tras una ducha habían hecho que no coincidieran en un cruce de la misma calle polvorienta, que no se mirasen a los ojos entre vergüenzas y timidez y que en un acto de valentía por ver si aquello que ambos soñaron se cumplía se preguntasen: …. Y cual es tu historia sobre esa dos ruedas?

zurich

Imagen

2 comentarios en “Una calle …..

  1. Me encanta amigo, muchísimas gracias por esta historia. La he leído en la mañana antes de leer tu comentario y he pensado, jooo parece que me ha leído el pensamiento….Luego la he vuelto a leer en la tarde, es una historia preciosa.

Dime algo....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s